Libros

"Mi pasión es inspirar, "tocar" a toda persona, He descubierto que no es posible cambiar a nadie; pero cuando transformas tu vida; cambian las de los demás"
marco amezcua.

Aqui y Ahora

Algo insólito 
Una vez experimenté algo insólito. Vi un perro tras su enemigo acérrimo, un gato. Este escapaba, volaba, maullaba, alejándose del babeante perro con afilados dientes de sierra. Me imagino el miedo atroz del gato que se orinaba al tiempo que se arremolinaba. El perro finalmente lo acorraló en una esquina, y no le quedó de otra al pobre gato. Cuando se sintió atrapado el felino, sus pelos se crisparon, se alongó hasta parecer un gato de un metro, y maulló cómo si en ello se le fuera la muerte, o la vida más bien. 
El perro, supo en ese instante lo que antes no había aprendido: nunca arrincones a tu presa, porque no le quedará de otra que luchar por su vida y tal vez no pierda. Cuida a los que amas, sobre todo a tu pareja, hermanos, hijos, no se diga a tus enemigos ocultos, no los lleves a una esquina donde no les quede de otra que luchar por su integridad, por lo que ellos creen justo. 
No hay necesidad de eso; ama, comparte, deja las esquinas sólo para los enamorados. Absurdo, El amor es un absurdo, qué es eso de enamorarse de quién no te corresponde o, peor aún, te engaña. Qué locuras hacemos en el nombre del amor. Al vulcanizador, Al vulcanizador también se le ponchan las llantas. 
Aprende a vivir recogiendo y armando cachos de tu vida, como resultado de lo que vamos dejando en cada experiencia nueva, o por ese deseo de querer llegar más lejos. Que no te importen las marcas que tienes en tu cuerpo por el "sufrimiento" de cada pérdida. Es el precio y asúmelo, porque es lo que hemos pagado por reaprender o simplemente vivir intensamente cada momento de nuestra vida. 
Así que agarra un nuevo parche y vulcaniza esa ponchadura en tu vida.

¿Qué sucede cuando odias?

Cuando odias, no odias a nadie ni nada fuera de ti mismo y todo lo que tú eres, por dos razones simples que nunca entenderás con la mente: Te odias por no haber hecho algo para evitar la "causa" de tu odio, o por no aceptar lo que pasó y que crees que es el motivo de tu odio. Además que aquello ya pasó, se quedó en el inexistente pasado y ya no está. Y si es que aún estuviera, ¿para qué te ufanas de joderte la vida y la de los que más amas con tu odio?

¿Qué sucede cuando amas?

Cuando amas, no amas a nadie ni nada fuera de ti mismo, porque en realidad te amas a ti y todo lo que tú eres. Ah, pero tú lo ignoras y sales a buscar afuera que te amen, a veces con desesperación, porque no eres capaz de ver y sentir en ti. Y cuándo amas lo que está fuera de ti, te sientes "muy bien", porque es la única forma conocida de amarte, a través del otro y los otros. 
Llegará el día en que no busques quién te ame. Te amarás, te aceptarás totalmente, y en ese momento, "romperás el hechizo" y… todos te amarán.

¿Qué es el apego?

Esta es la bola que le tiraron los sobrinos y el Tío les contesta: el apego es sufrimiento y todos sin excepción nos apegamos. ¡Ah qué fea costumbre la de sufrir! 
Si sueltas te liberas, si persistes en "agarrarte" a lo que ya no está contigo, sufrirás. Así de simple. 
¿Y cómo me desapego? 
—El apego se rompe con desapego. 
Pero eso no me dice nada. 
—Bueno, por algo se empieza. Pero te lo voy a poner más fácil: el apego se diluye en la acción, al entregarte a hacer lo que más te gusta y que has dejado de lado al concentrar tu atención en lo que ya debía haberse ido o ya no está y te duele dejar, en lugar de concentrarte en ti. La verdad es que nos apegamos porque existe una angustia constante e inconsciente ante el hecho de que vamos a morir, y el apego es ese "bálsamo pegajoso" con el que buscamos curarnos de este sentirnos débiles y vulnerables. 
El sexo también libera esa ansiedad, por eso recurrimos como locos a él, aunque seamos eyaculadores precoces (por ir siempre de prisa, o por miedo a dar o sentir más) o anorgásmicas (para culpar a "otros" por tu incapacidad para sentir, cuando eres tú quien no quiere aprender o permitírtelo). 
Es sencillo. Si quieres vivir sin apegos, enfrenta tus miedos, tus temores y aviéntate a sentir sin intermediarios tu vida. 
Y suelta a los que tienes amarrados a ti, haciéndoles sentir que tú eres su héroe y que sin ti no sobrevivirán, a cambio de más… apego. 
Apego es atarte a algo o a alguien no por amor, sino por temor. Ya sea a perderlo, a enfrentar tu soledad o al hecho irremediable de que un día te vas a morir.
Pero además existe un apego natural, pero esta respuesta es de las más caras...

Una relación sana 
Toda relación es un encuentro "emocional" entre dos patologías que se necesitan para sanarse a sí mismas. Después de lo dicho te quiero decir que no existen relaciones saludables, sólo la del Tío Pancho (¿cómo me oí, o mejor dicho cómo me leyeron? Como que se cree muchoel Tío ¿verdad?). 
Eres débil emocional, corriendo llega un fuerte controlador. Eres muy dramátic@, corriendo llega un conciliador que te acepta tal y como eres (es casado, por eso te "entiende" muy bien). Eres un cabrona bien hecha, y llega un masoquista que se apega a ti… Eres muy sensual, y llega uno que nomás no puede. ¿Le sigo? La lista es interminable. 
Te pregunto, ¿qué tipo de relación necesitas para sanar tu vida, tu corazón? ¿Qué necesitas para atraer una relación sana? Ego + ego = egoísmo ¿Quién eres tú sin ego? Eres lo esencial, sin más y sin menos. Tú no eres tu ego. 
Sólo imagina países sin ego, no habría olimpiadas, al menos como las conocemos. Ciudades sin ego, todos sus habitantes compartiendo lo que les da resultado. Familias sin ego, todos tienen la razón y la razón más poderosa es el amor. Parejas sin ego, los dos al servicio del amor y de la relación, rompiendo con la lucha por el poder. Tú, sin ego, más relajado, sin creerte tanto, ¿cómo tratarías a tus amigos? ¿Cuál es el mejor camino? —Antes de que te vayas, Tío, sólo dime cuál es el mejor camino¿Cuál camino recorro, Tío? ¡Dímelo! 
El Tío Pancho se oía ya a lo lejos, como un eco susurrante
—No te lo puedo decir, sin embargo encuentra tu propio camino, recorre un camino que tenga corazón, un camino donde te sientas pleno, feliz, seguro, confiado. Si este camino te lleva a ti, te lleva a mejorar tu relación de pareja, te hace mejor padre, mejor hermano, mejor amigo, te hace más amoroso, más ético, más responsable, más espiritual, más tolerante, sea cual fuere este camino, síguelo. Ahí estás tú, ahí está tu corazón, ahí esta el Creador recreándose y compartiéndose contigo a cada momentoooooo. 
Esto fue lo último que alcancé a oír al Tío Pancho. Ya no se veía, ya no se escuchaba, y a la distancia no supe si el personaje fue real o yo lo creé. 
En fin, es saludable escuchar esa voz que está dentro de ti. 
El Tío Pancho, ahora tengo la certeza, soy yo, eres tú, somos todos los que desde hoy iniciamos un cambio verdadero. 
Esa fue la invitación insistente del Tío Pancho y yo la hago mía. 
No sé tú. A ti te toca decidir. ¡Decídelo aquí y ahora!

More in this category: « Amar y Soltar Consciencia »

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.